Juan Siles: «Estar vivo ya es una bendición del Señor»

Recibía el pasado 14 de septiembre la medalla Pro Ecclesia Gadicense et Septense, con un sentimiento de «alegría y satisfacción» por tantos años de servicio a la Iglesia de Cádiz y Ceuta, especialmente en la Parroquia Santa María Micaela, en Algeciras.

La trayectoria de Juan comienza desde muy pequeño, siendo el primer monaguillo que tuvo la parroquia. Reconoce que cuando empieza a trabajar se desliga un poco debido a largas jornadas laborales que le impedían seguir atendiendo su funciones en la parroquia.

Pasados los años y tras un trágico suceso, el fallecimiento de su hijo Juanma a la edad de 27 años, vuelve a retomar junto a su mujer su trabajo en Santa María Micaela. «Mi mujer y yo pensamos que teníamos que continuar la labor de nuestro hijo, catequista en la parroquia, de la manera que fuese posible».

Durante muchos años, en los que ha conocido a varios párrocos, su principales funciones han sido la digitalización de documentos, la contabilidad del templo y tareas de archivo. Asegura Juan, que en un periodo de tiempo en el que la iglesia no tuvo párroco, con la ayuda de algunos sacerdotes de Algeciras, se encargó de la organización de la parroquia del barrio de La Bajadilla.

Para él, la mayor satisfacción de tantos años al servicio de la parroquia es el cariño y el aprecio que le tienen los feligreses.

A esas personas que están alejadas de la Iglesia les dice que «piensen por qué están vivos y tienen lo que tienen, porque eso solamente viene de Dios».

Comentarios cerrados.