Los jóvenes dan testimonio de fe la noche del fin de semana

La Delegación Diocesana de Pastoral Juvenil volvieron a celebrar el pasado fin de semana la actividad Una Luz en la Noche, con el objetivo de “salir a dar luz y testimonio a todos los posibles”.

En esta séptima edición participaron cerca de 30 personas, que vinieron a vivir la experiencia como centinelas, tanto veteranos como nuevos evangelizadores, acompañados por representantes del Seminario San Bartolomé.

El encuentro comenzó con una breve presentación y una oración para encomendarse al Señor. Esta vez la formación fue impartida por el sacerdote Marco Antonio Huelga, en la que disertó sobre el “Sermón de la Montaña”, explicando los usos de la sal y la luz llevados a la vida espiritual.

Tras un descanso se celebraron varios talleres. Para los nuevos centinelas o llevan pocas ediciones, se les explicó en qué consisten los ministerios de Una Luz en la Noche. Para los veterano, se hizo, a modo de ensayo, una puesta en práctica de cómo debemos acoger a los jóvenes que entren en la Iglesia.

Después de una cena compartida, llegó el momento evangelizador. Prepararon la Iglesia con velas, iconos, luces bajas, focos… para ponerse delante de Jesús, expuesto en la custodia. Gabriel, uno de los diáconos, les fue bendiciendo con el Señor y enviando, cada uno en su misión.

Entraron aproximadamente 40 personas. Después de medianoche los centinelas regresaron y cerraron las puertas del templo para dar por finalizada la evangelización. Por último, antes de recibir la bendición del Señor, algunos centinelas contaron su testimonio de lo que habían vivido en sus respectivos ministerios y dieron gracias por ello.

Comentarios cerrados.