Unas jornadas para conocer el proyecto de las «células de evangelización»

El pasado fin de semana tuvieron lugar en Algeciras y San Fernando las IV Jornadas de Renovación Pastoral. En esta ocasión, las jornadas contaron con el testimonio de un sacerdote y dos seglares de la diócesis de Valencia, que presentaron las llamadas “células de evangelización”: un proyecto evangelizador que nació hace 30 años en la Diócesis de Milán y que está extendido por los cinco continentes. Estas “células de evangelización” forman parte del Itinerario de Evangelización Diocesano que está comenzando a implementarse en nuestras realidades pastorales, en concreto, constituye la 2ª etapa del Itinerario, siendo la primera las “células de discipulado”.

Como explicaron los ponentes, este proyecto de nueva evangelización se basa en tres pilares: el Espíritu Santo, la Adoración y el cambio pastoral. De esta manera, las células de Evangelización permiten a las personas a relacionarse con el Espíritu Santo y abrirse a su acción. Por su parte, la adoración transforma a las personas, transformando la parroquia.

Asimismo, se instó a los participantes a pasar «de la conservación a la evangelización, de la colaboración a la corresponsabilidad. Para ello es necesario un cambio de mentalidad, que el párroco tenga visión de parroquia, que tome la iniciativa, guíe la experiencia, forme líderes e integre a todos en esta misión».

En definitiva, las células de evangelización son pequeños grupos que se reúnen en hogares para crecer en la fe y aprender a evangelizar, evangelizando. Así, esta evangelización se basa en las relaciones personales, de la vida cotidiana. Los miembros de una célula se reúnen en casas cada semana o cada 15 días para vivir su encuentro. Cada reunión consta de siete momentos, en el que los miembros crecen en la fe, en la fraternidad y aprenden a evangelizar, evangelizando.

Esta iniciativa que lleva varios años trabajándose en nuestra diócesis empezarán a implementarse progresivamente dentro del plan pastoral, como aseguró el obispo diocesano, Mons. Rafael Zornoza, durante las jornadas.

Comentarios cerrados.