“Hemos de hacer el bien de tal manera que al que hace el mal le convirtamos”

La Madre Prado O.S.A. superiora del Monasterio de la Conversión, desgranó, a partir de las lecturas de diversos pasajes evangélicos varias ideas que centraron su ponencia Santos o nada!,la primera de las Jornadas de Escuelas de Evangelizadores de nuestra diócesis.

La primera idea fue la de que la Iglesia es una familia, los cristianos han de ser una verdadera familia y que, ante las persecuciones o la violencia, el cristiano no puede responder de la misma manera.

La segunda idea, estuvo centrada en la fuerza provocadora del bien llevado hasta el extremo. Un extremo en el que el mal se encuentra desorientado porque el cristiano no se busca a si mismo, lo da todo, pone la otra mejilla, y da incluso aquello que le otorga su dignidad en el mundo: el manto…  Explicando a fondo el significado y el contexto de los Evangelios, la Madre Prado subrayaba que esa provocación del bien era “Hacer el bien de tal manera que al que hace el mal le hagamos pensar, le convirtamos”, incluso antes de que se haga justicia con nosotros.

La tercera idea desarrollada por la Madre Prado se centró en la santidad de Jesús: la de perdón por encima de todo, es decidir hacer el bien cada día, en lugar de hacer el mal o lo que no es bueno para los demás. Esa elección es la santidad que comprendieron los primeros cristianos “que no pueden devolver el mal que les están haciendo, van a responder, eso sí, con el amor provocativo de Dios”.

Para la Madre Prado, quizás dos de los problemas de nuestra vida cristiana actual son que “hemos perdido la oración, rezamos muy poco” y que “los cristianos hemos perdido el creernos el Evangelio y vivirlo y enseñar a vivirlo”.

Por eso, su primer consejo para los asistentes fue mirar a Jesús, leer el Evangelio, “sabernos el Evangelio porque lo vivimos”, destacó.

En el diálogo posterior a la charla, fueron varias las preguntas que realizaron los asistentes. En ellas se habló, entre otros temas de pedir la gracia de Dios porque si no, con nuestras propias fuerzas es imposible la santidad y, muy especialmente, ante los tiempos que estamos atravesando, la profunda convicción de que el cristiano tiene que vivir y comprender el Evangelio antes incluso de defenderlo.

En este sentido, la superiora del Monasterio de la Conversión animó a los presentes a ser creativos en la vida cristiana “Puede llegar el caso que la sociedad nos de la espalda por completo, y hemos de tener otra baraja, si llega un día que nos quedamos sin poder enseñar Religión en los colegios habremos de dar valor a las parroquias, creemos nuestros ambientes.. etc”

Por la tarde, tuvieron lugar los talleres en los que se trataron diversas iniciativas diocesanas para la evangelización y la renovación de las parroquias y movimientos.

El próximo encuentro de Escuela de evangelizadores tendrá lugar el 19 de enero de 2019 con la presencia de Mons. Jose Ignacio Munilla, Obispo de San Sebastián

Comentarios cerrados.