El Seminario San Bartolomé peregrinó a Francia en el inicio de la Cuaresma

Los seminaristas y formadores del Seminario Conciliar diocesano de San Bartolomé han vivido, los pasados días, su tradicional peregrinación de Cuaresma junto al obispo diocesano, Mons. Rafael Zornoza. Durante estas jornadas han visitado las localidades de Ars, Annecy, Lyon, Cluny, Paray Le Monial o Taizé entre otras.

En Ars, los seminaristas y formadores pudieron conocer el lugar en el que reposan las reliquias de San Juan María Vianney, y todos los santuarios y lugares relevantes para su vocación, además de celebrar juntos la misa cada día, en templos tan destacados como la parroquia donde el Santo Cura ejerció su ministerio, o la capilla de las apariciones del Sagrado Corazón, en Paray-le-Monial, donde gozaron de la singular fuerza de esta devoción.

La figura de los santos San Juan María Vianney, patrón de los sacerdotes, San Bernardo, de Cluny, San Francisco de Sales, San Ireneo de Lyon y devociones como el Sagrado Corazón, en este año en el que nos preparamos para el Centenario de la Consagración de España, fueron las guías de esta peregrinación del seminario. Cada día, a través de la oración y la visita a los lugares relacionados, palparon la vida de santidad y testimonio, y los frutos de esta vida de entrega a Cristo y a los demás de la que dan fe lugares como Cluny, Taizé, Lyon o Annecy.

Antes de regresar a casa, pudieron visitar de manera fugaz la capital suiza en la que fueron generosamente acogidos por varias familias locales.

Después de tantas gracias concedidas en esta peregrinación, los seminaristas dan gracias a Dios “por los frutos que les ha concedido, por el tiempo que, disfrutando enormemente, hemos pasado juntos y por el merecido descanso y el tiempo que, de ahora en adelante, nos queda por aprovechar”.

Comentarios cerrados.