14 de mayo: Un día de oración por la humanidad

El jueves 14 de mayo todos estamos llamados a elevar nuestras oraciones y ayuno, cada uno en su lugar y de acuerdo con su religión, creencia o doctrina, para que Dios elimine esta pandemia del Covid-19.

La convocatoria, que parte del Alto Comité para la Fraternidad Humana, ha sido apoyada por Santo Padre Francisco, quien ha subrayado el valor universal de la oración, acogiendo esta iniciativa para pedirle a Dios que ayude a la humanidad a superar esta peligrosa epidemia.

Los miembros del Alto Comité, conscientes de que hoy en día, el mundo enfrenta un peligro inminente que amenaza las vidas de millones de personas en todo el mundo, debido a la rápida propagación del coronavirus. “Junto a la afirmación de nuestra creencia en la importancia del papel de la medicina y la investigación científica en el tratamiento de esta pandemia – se lee en el Mensaje – no nos olvidamos de dirigirnos a Dios, el Creador, en esta gran crisis”.

Por ello, el Alto Comité de Fraternidad Humana invita a todas las personas, en todo el mundo, “a recurrir a Dios a través de la oración y la súplica, haciendo ayuno y obras de misericordia, cada individuo en su lugar y de acuerdo con su religión, creencia o doctrina, para que Dios elimine esta pandemia, nos ayude a salir de esta aflicción, inspire a los científicos a descubrir un medicamento que acabe con ella, salve al mundo de las consecuencias sanitarias, económicas y humanas debido a la propagación de esta pandemia peligrosa”.

El Alto Comité de Fraternidad Humana, fue establecido en agosto pasado con el fin de lograr los objetivos del «Documento sobre la Fraternidad Humana», firmado el 4 de febrero de 2019 por el Papa Francisco y el gran Imán de Al-Azhar, Ahmed al-Tayyeb, además se invitó a todos los líderes religiosos y creyentes de todo el mundo a unirse en una súplica común para invocar con una sola voz la ayuda de Dios.

Comentarios cerrados.