La Fraternidad Velad y Orad celebró un nuevo retiro donde la búsqueda de Dios fue el denominador común

El pasado fin de semana la Fraternidad Velad y Orad ha impartido un nuevo retiro bajo la temática De la búsqueda de Dios al despertar espiritual, y al que han asistido unas 24 personas. Algunos se han desplazado desde Cuenca y Madrid, con un ansia muy profunda de buscar a Dios. Una experiencia de gracia, de fraternidad, de inmenso amor y misericordia divina donde la frase que más se ha repetido ha sido «no puedes llegar a imaginarte cuánto te ama Dios». Frase para grabar con letras de oro en el corazón.

Descubrir esta hermosa realidad nos lleva al despertar espiritual donde ya es el Espíritu Santo quien lleva tu vida. Ha sido una experiencia de tanta felicidad que ha disipado los miedos, ha llenado de esperanza y de inmenso deseo de ser luz de Dios para los demás. La presencia del Santísimo en el día y en la noche, cuando todos duermen estar con el Señor es una gracia, un regalo, tú y Él, con tus hermanos en adoración. Entre meditaciones y contemplaciones con el rezo de la Liturgia de las Horas, la San Eucaristía y los espacios de silencio y soledad con el Señor ha llevado a experimentar y testimoniar qué felices somos con Dios, es Él quien sacia los anhelos más profundos del ser, con Dios se encuentra la felicidad, sin Él todo es desdicha, insatisfacción, vacío. Las meditaciones: ¿Qué buscáis? (Jn 1,35-40); Te doy gracias, Padre (Mt 11,25-30); Tus pecados te son perdonados (Mt 2,1-12); Recibid el Espíritu Santo (Jn 20,19-23). Y las contemplaciones, para entrar más adentro en el misterio de lo divino, donde somos tocados y ungidos, nos elevan el espíritu, nos despierta de nuestros sueños para realizar los sueños de Dios: Quien venga a mí no tendrá hambre (Jn 6,22-71); El Buen Pastor da la vida (Jn 10,1-21); ¡Tampoco yo te condeno! (Jn 8,1-11); Nacer del Espíritu (Jn 3,1-21). La Santísima Trinidad y María nuestra Madre les ha acompañado en esta experiencia espiritual, fraternal y de comunión para rebosar de Dios.

Comentarios cerrados.